La sabiduría

[La sabiduría se fabricó un palacio a cuyo fin labró siete columnas.

Inmoló sus víctimas para el convite, compuso el vino y preparó la mesa.

Envió sus criadas a convidar que viniesen al alcázar y desde las murallas de la ciudad gritaba:

Quien sea sencillo venga a mí. Y a los que no tienen juicio les dijo:

Venid a comer de mi pan y a beber el vino que os tengo preparado.

Dejad las necedades y vivid y caminad por las sendas de la prudencia.

El que instruye al impío se acarrea ignominia y el que corrige al desalmado adquiere infamia.

No quieras corregir al mofador para que no te aborrezca. Corrige al sabio y te amará.

Da al sabio ocasión de aprender y crecerá en sabiduría; enseña al justo y se apresurará a aprender.

El principio de la sabiduría es el temor del Señor, y la ciencia de los santos es la verdadera prudencia.

Porque por mí se multiplicarán tus días y se te añadirán años de vida.

Si fueres sabio, para tu provecho lo serás; mas si eres mofador, tú solo pagarás la pena:

Proverbios 9, 1-12 ]:

[La Biblia de la familia de Edibesa]

(Transcrito por Montserrat Guixer Font / Diario publicado: ‘La fe recibida’ / Spain)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s