La mentira, perpetua

La mentira es bífida, serpenteante, escondrijada, espiante, asaltadora, manipuladora, antiquísima, maligna. Aparece junto a la soberbia en el primer libro de la Biblia.

Hoy se la ve briosa, instantánea, envidiosa, persistente, ubicua, destructiva, e igualmente maligna.

Jesús la aborrece y combate. Él, enaltece a Natanael, cuyo corazón de hombre justo subraya.

(Reflexión / Montserrat Guixer Font / Diario publicado: “La fe recibida” / Spain)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s