Bondad y maldad

El malvado, siempre al acecho, conoce su maldad; aunque intente disimularla a otros.

El bondadoso <en su mar de Gracia> , a veces, ni conoce su bondad.

(Reflexión / Montserrat Guixer Font / Diario publicado: “La fe recibida” / Spain)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s