Mundanidad e indiferencia

[ … “La mundanidad es como un «agujero negro» que traga al bien, que borra el amor, que absorbe todo en el propio yo. Entonces solo se ven las apariencias y no nos damos cuenta de los otros, porque nos tornamos indiferentes a todo. Quien sufre de esta grave ceguera, asume muchas veces comportamientos «estrábicos»: mira con reverencia a las personas famosas, de alto nivel, admiradas por el mundo, y aleja la mirada de los innúmeros Lázaros de hoy, de los pobres y los enfermos, que son los predilectos del Señor.”

“Pero el Señor mira para quien es transcendido y rechazado por el mundo. Lázaro es el único personaje, en todas las parábolas de Jesús, a ser llamado por el nombre. Su nombre significa «Dios ayuda». Dios no lo olvida, lo acogerá en el banquete de su Reino, juntamente con Abraham, en una comunión rica de afectos. Al contrario, en la parábola, el hombre rico no tiene siquiera un nombre; su vida cae olvidada, porque quien vive para sí mismo no hace la historia. La insensibilidad de hoy escarba abismos insuperables para siempre”, dijo además el Santo Padre… ]:

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/82378#ixzz4LTJZRoBP
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.

[Mensaje del Papa Francisco a los Catequistas, el 25 de septiembre de 2016]
(Transcrito por Montserrat Guixer Font / Diario publicado: “La fe recibida” / Spain)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s