Sexo y castidad

  • Hoy, la pureza y la castidad están totalmente “borradas” como valor en la sociedad
  • El “valor” es todo lo contrario: adulterio, relaciones sexuales entre jóvenes, despreciar el valor del sexo, banalizarlo, exhibicionismo… Se tachan a las personas castas como represivas, despreciables, fuera del mundo…
  • En ese mundo de hoy, hemos de vivir la virtud de la castidad, que no es solamente virtud cristiana, sino una virtud humana
  • Si el hombre y la mujer no viven rectamente la sexualidad… las personas se “derrumban” …
  • Hemos de dar testimonio de que es posible vivirla aquí y ahora
  • Como virtud humana: indica que la persona es fiel a sus compromisos
  • No suponen ninguna represión del instinto
  • La castidad forma parte de nuestro ser persona…
  • Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza: “…Y los hizo varón y mujer” (Génesis 1:27)
  • La sexualidad afecta a la capacidad de establecer vínculos afectivos con la otra persona
  • La sexualidad es un don de Dios, orientada a la comunicación entre las personas (hombre y mujer)
  • La sexualidad… es imagen del poder y la ternura de Dios
  • La castidad no se opone a la vitalidad sexual
  • La sexualidad ha de estar integrada en la unidad de la persona. Y aquí está su belleza
  • Con la castidad se vive la entrega del amor de una al otro, y del otro a una
  • A través de la sexualidad, se ve la capacidad de darse de uno
  • La castidad es una virtud liberadora
  • La castidad se convierte en un vehículo de liberación
  • La castidad tiene una calidad y una belleza… que expresa la armonía de una pareja en todo lo humano
  • La castidad humana confiere a la persona categoría de tal
  • Implica dominio de sí, no el desdominio…
  • La sexualidad desbordada, y la promiscuidad, implica una miseria…
  • La castidad afecta todos los períodos de la vida del hombre
  • Supone un esfuerzo, por tanto, una lucha
  • La mortificación de los sentidos, ¿qué es? Pues un control de los sentidos
  • Si uno no guarda sus sentidos, le será difícil vivir la fidelidad
  • La castidad es una exigencia de nuestra condición de cristianos
  • La intimidad sexual matrimonial es muy buena: hay que preservarla
  • Fidelidad y fecundidad: son las exigencias de la castidad matrimonial

(Fragmento de la pág. 124, del diario “La fe recibida”, publicado por Montserrat Guixer Font / Spain)

(Apunte tomado el 16 de mayo de 2001 en Barcelona)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s